RODOLFO VITAL PALLAUTA NAVEA

 

Hijo de Manuel A. Pallauta O. y de Anjela del Carmen Navea Iribarren, nacido un 18 de Diciembre de 1938 en la ciudad de Coquimbo, IV región de Chile.

De tez morena con ojos alegres y pelo crespo vivió de niño en uno de sus cerros frente a la plaza de armas.

Pasó por una dificil niñez, ya que a los 5 años de edad, la Tuberculosis le arrebata a Manuel su padre. Cuatro años después la familia se traslada a Antofagasta. Allí pasó parte de su niñez, radicándose posteriormente en Calama y luego en la Oficina Salitrera Algorta, donde para ayudar al presupuesto familiar, vendía budines y dulces que su Mamá hacía o tomaba su lustrín por las tardes para ganar unos pesos... tenía sólo doce años.

Otra anécdota increíble: En la salitrera Algorta, el Jefe de la Pulpería tenía un perro grande llamado “Chaleco”, todo el mundo sabía que era bravo. Una vez Rodolfo, de aprox 13 años, pasó cerca de él pensando que el perro dormía, pero este le sintió y lo persiguió, por lo que corrió a toda velocidad y al ver que lo seguía saltó unas barandas del edificio y siguió corriendo, el perro se quedó arriba. Después se dio cuenta que había saltado casi tres metros de la baranda al suelo, pero con el susto no sintió la altura.

Poco después se trasladan a la oficina salitrera “Chile”, en donde fallece Anjela su madre. Rodolfo tenía entonces apenas 15 años.

Su vida laboral se inició allí (Oficina Chile), primero como ayudante en el taller de soldadura y luego en la misma calidad en la bodega de materiales. Fue trasladado a la oficina como “Pasatiempo de escritorio” (ayudante administrativo) y por su desempeño se ganó un traslado a la oficina “Alemania”, siguiendo allí con su carrera de oficinista.

En 1957 cumple con su Servicio Militar en el Regimiento de Artillería Motorizada Nº 5 de Antofagasta.

En 1959, entró a trabajar a la Fábrica de Explosivos Dupont, hoy ENAEX, en su planta de Calama donde permaneció hasta Julio de 1973.

El 10 de Febrero de 1961, en Antofagasta, contrae matrimonio con Mabel Gómez Herrera, su compañera de toda la vida, de cuya unión nacerían 3 hijos: Alexis, Edgard y Malcom.

En Agosto de 1973, ingresa a la Compañía Minera Disputada de Las Condes, en la Fundición Chagres, ubicada en la comuna de Catemu, 5ta Región.

El 4 de Julio de 1989 sufrió un infarto agudo al miocardio, lo que causó necrosis en parte importante de su corazón, razón por la que jubila anticipadamente en Diciembre de 1990.

Una vez jubilado y luego de buscar cuidadosamente eligen (junto a Mabel, su esposa) residir en la ciudad de Quillota, por considerarla una ciudad cálida y con todo lo necesario para una vida tranquila, además de la cercanía con Santiago y Valparaíso.

Siempre fue un entusiasta del canto, el baile, las artes musicales y poéticas en general, las cuales desarrolló cada vez que tuvo ocasión, pero fue en Quillota donde desarrolla toda esta pasión en plenitud. Es invitado a formar parte de un grupo folklórico, junto a su esposa se integra a la Casa del Adulto Mayor y posteriormente ingresa al Taller de Folklore de la Casa, tareas que llenaron su tiempo y le brindaron gratos momentos.

Durante largo tiempo y por su espíritu aventurero se dedicaron a viajar y a recorrer prácticamente todo Chile y algunos lugares del extranjero (Mendoza, Córdoba, Buenos Aires, Montevideo, Asunción, Porto Alegre, Los Ángeles en USA, etc…)

En Julio de 2007 sufre, lo que tal vez haya sido su más grande pena, pierde a su hijo Edgard, producto de un fulminante ataque cardiaco.

Rodolfo Pallauta fue un enamorado de su familia y un incondicional de sus amigos. Gran amante del folklor, llegando a formar parte de varias agrupaciones folklóricas de Quillota como Quillantay, Reino Huelén y del grupo Romanceros.
También fue dirigente la Asociación Folklórica de Quillota. Las actividades de corte social y recreativo también fueron importantes en su vida, participando en la Casa del Adulto Mayor, siempre pendiente de visitar Asilos de Ancianos para llevar una nota de alegría, fue Monitor de Turismo, etc…. en verdad la vida de Rodolfo estaba siempre colmada de actividades… lo cual le hacia muy feliz.

El 25 de Mayo del 2010 y sin ningún aviso previo, sufre un infarto agudo al miocardio sentado en un banco de la plaza de Quillota, evento que su corazón cansado no pudo resistir dejando esta vida terrenal para juntarse con su querido hijo Edgard, Padres y Hermanas en el cielo.

Rodolfo Pallauta Navea, tu vida no pasó desapercibida, dejaste huellas profundas en quienes te conocieron y en los lugares donde residiste. Hombre alegre, esposo abnegado, excelente padre, abuelo cariñoso y preocupado, amigo entrañable, gran folklorista, con una creatividad y cariño ilimitados.
De cuando en cuando Dios nos envía un ángel para ayudarnos a ser un poco mejores… estoy cierto que Rodolfo Pallauta Navea fue uno de ellos….


 

Este sitio esta optimizado para una resolucion de 1024 x 768 pixeles - Copyright (c) PG-2007